Checkout

SERA QUE NO QUIERO ESTAR SOLA

Una fan de Pablo Echarri tiene una idea fija: cree que, cuando él salga del canal y la vea, se enamorará perdidamente de ella. En un cuaderno anota los nombres de sus enemigas, empezando por Nancy Dupláa. Una chica viaja en ómnibus: la ruta como el lugar donde se puede desandar un camino, “rodar por el asfalto como una muñeca rota”. Un hombre falla en un asalto a un camión blindado, le pide a su amada refugiarse en su casa, pero el corazón de ella también está blindado. Sabrina debe esperar sentada a una mesa, y no tomar nada, según se lo ha dicho Rafael. Va por el segundo vodka cuando aparece el japonés al que tiene que matar. El amor no tiene fórmulas. Sucede o no sucede. Hay mil maneras de amar y al mismo tiempo una sola. Sobre el amor no sabemos nada y, sin embargo, nos dejamos seducir una y otra vez por sus artimañas. Con la ingenuidad del primer encuentro encaramos el último, no nos resignamos. Perdemos, renunciamos, decimos que nunca más, que para siempre, y volvemos a enamorarnos. Los cuentos breves e intensos de Belén Wedeltoft nos invitan a recorrer el amor por sus tormentosos laberintos. Algunos con humor, otros con amarga ironía o falso desapego, narran la felicidad de los encuentros y la infelicidad de los desencuentros como si fueran ardides de un malabarista demencial que nos maneja a su antojo. Atravesados por el soliloquio descarnado de alguien que se despide para siempre del amado y lo entierra en su corazón, estos relatos no tienen consuelo ni esperanza. No sabremos mucho más del amor cuando terminemos de leer este libro inquietante, pero nos sentiremos, tal vez, un poco menos solos o un poco menos tontos. Apenas un poco.

$ 690,00 | US$ 11,44 convertir a otras monedas
Cantidad:
En el Salón de París, los nuevos escritores argentinos deslumbran a los franceses
En esta feria del libro se nota la tendencia por descubrir las letras jóvenes, como el caso de Selva Almada, que acaba de editarse en ese paísPARÍS.- Cuando el miércoles pasó por la torre Eiffel, ni bien llegada a esta ciudad, "fue como wow". Selva Almada, (Entre Ríos, 1973) nunca había estado en París, ni tampoco en Europa. Pero sus estudios ... lunes, 24 de marzo de 2014
Nadie ha comentado aún.
Podés ser el primero en dejar tu comentario haciendo click aquí.
Novedades
MIS ÚLTIMOS VISITADOS